pHmetría esofágica, qué es y para qué sirve

La pHmetría es una prueba que utilizamos para valorar la acidez del estómago y el esófago de cara a diagnosticar distintas enfermedades. Generalmente la realiza un especialista de aparato digestivo, aunque en ocasiones también la pueden llevar a cabo otros compañeros como los cirujanos generales.

La importancia de este test, así como el número de pruebas realizadas, han ido aumentando con el paso de los años. Esto tiene relación entre otros con una mayor frecuencia de la clínica de reflujo en la población, asociado muchas veces con hábitos poco saludables. Además, las indicaciones de la prueba son cada vez más variadas.

El único inconveniente, por decirlo de algún modo, lo solemos encontrar a la hora de explicar al paciente en que consiste la prueba. En cuanto les contamos que hay que pasar una sonda por la nariz la cara les cambia completamente,mostrando un abanico de expresiones que van desde el asombro al rechazo. Incluso a algunos se les escapa una sonrisa de incredulidad. Esto por supuesto mejora al enterarse de que no podemos usar sedación y que el registro dura unas 24 horas. Sin embargo, bromas aparte, la historia suele tener un final feliz cuando aclaramos todas las dudas.

Registrador pHmetria

En primer lugar no dejamos a nadie secuestrado un día entero en el hospital como piensan algunos, sino que el estudio se hace de forma ambulatoria. Por otra parte, el único momento desagradable, y no para todo el mundo, es el paso de la sonda. Después el cuerpo se suele acostumbrar a ella. Además, durante el tiempo que dura la prueba debemos hacer una vida normal, lo que incluye comer, beber, dormir o incluso hacer ejercicio con cuidado.

Aun así, para la tranquilidad de todos, vamos a intentar aclarar los aspectos más importantes de la pHmetría.

Cómo se registra el pH

El pH es una medida que nos sirve para diferenciar los medios ácidos (pH < 7) de los medios alcalinos (pH > 7). Esto se obtiene determinando la concentración de iones de hidrógeno en distintas soluciones. Por ejemplo, en el ámbito médico se suele valorar en la sangre, los jugos gástricos o la orina.

Escala pH

El objetivo de la pHmetría en nuestro caso es determinar el grado de acidez en el estómago y el esófago. Para ello utilizamos una sonda que lleva incorporados uno o varios electrodos, generalmente fabricados con antimonio, dependiendo el tipo de estudio que vayamos a realizar.

Por último, podremos interpretar si los hallazgos muestran alguna alteración o si son normales gracias a los valores de referencia, obtenidos mediante el estudio de sujetos sanos. De esta forma, sabemos que:

  • Estómago: el 90% del tiempo el pH es < 4 y su valor basal entre 1-2.
  • Esófago: el 95% del tiempo el pH es > 4 y su valor basal entre 6,5-7.

¿Cuáles son las indicaciones de la pHmetría?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es la principal indicación para realizar una pHmetría. Podemos plantearnos realizarla como parte del estudio de esta patología en las siguientes situaciones.

  • Cuando necesitamos un diagnóstico definitivo de reflujo: por ejemplo, si el paciente tiene síntomas típicos sin alteraciones radiológicas o endoscópicas. También en caso de presentar síntomas atípicos debemos demostrar su relación con este. Además es fundamental de cara a plantear un posible tratamiento quirúrgico o endoscópico.
  • Para realizar controles terapéuticos: es decir, valorar si el paciente responde a los inhibidores de la bomba de protones, si precisa un ajuste de la dosis o si por el contrario este se puede suspender.

  • Por último, nos puede servir para estudiar la secreción de ácido a nivel del estómago en distintas enfermedades en las que se puede ver afectada.
Indicaciones pHmetria

¿Existe alguna contraindicación o alternativa a la pHmetría?

En principio la pHmetría es una prueba muy segura y no existen contraindicaciones absolutas para su realización. Quizás las únicas destacables serían las siguientes:

  • Ante una obstrucción esofágica sospechada o confirmada. Aun así, se podría intentar pasar la sonda si el espacio es suficiente.
  • En personas con trastornos psiquiátricos o cognitivos que impidan su colaboración.

En cuanto a las alternativas, no existe ninguna otra prueba que nos pueda dar los valores de acidez de forma precisa.

Tipos de pHmetría

Existen varios tipos distintos de pHmetría, cada uno con sus propias indicaciones y peculiaridades. Elegir uno u otro dependerá del objetivo del estudio, aunque también de la disponibilidad y la tolerancia del paciente.

Normal

Es el estudio de pHmetría que se realiza con mayor frecuencia. Utiliza una sonda que se pasa por la nariz hasta alcanzar el esófago o el estómago y va conectada a un registrador externo. Esta únicamente detecta el grado de acidez.

Sonda pHmetria

pH-Impedancia

Sería similar a la anterior, con la diferencia de que la sonda, además de los electrodos que detectan el pH, incorpora también una serie de anillos metálicos. Estos emplean la impedancia para determinar el tipo de contenido (gas, líquido o mixto) y el flujo (ascendente o descendente).

Se utiliza sobre todo en casos en los que sospechamos que la causa del reflujo puede no ser ácida, si el paciente tiene síntomas atípicos de reflujo o si no responde bien al tratamiento.

sonda ph impedancia

El principal inconveniente que tiene es que no está disponible en la mayoría de los hospitales. Además el análisis del resultado lleva mucho más tiempo respecto al estudio normal.

Inalámbrica (Cápsula Bravo)

En este caso la prueba determina únicamente el pH. La principal diferencia es que no emplea una sonda, sino un único electrodo que se coloca en el esófago mediante una gastroscopia. Por lo tanto para el paciente es mucho más cómodo, además de permitir un estudio más prolongado. Por otro lado no hace falta realizar ningún procedimiento para retirarlo, puesto que se cae solo y se expulsa a través del sistema digestivo con las heces.

¿Qué tengo que hacer antes de la pHmetría?

La preparación previa a una pHmetría es bastante sencilla. En general solo es necesario cumplir con los siguientes puntos. 

  • Ayunas: recomendamos no tomar líquidos ni sólidos al menos 6 horas antes de la prueba. Esto nos sirve para mantener en niveles basales la acidez gástrica y disminuir el riesgo de vómitos mientras se coloca la sonda.
  • Medicación: en caso de que la prueba se realice sin tratamiento, será necesario suspender los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, lansoprazol, rabeprazol, pantoprazol,esomeprazol) 7 días antes de la pruebay los anti-H2 (famotidina) al menos 3 días antes. En caso necesario se pueden tomar antiácidos (gaviscon o almax) hasta 12 horas antes del estudio. Por el contrario, si la pHmetría se solicita con tratamiento no será necesario suspender ninguna medicación.
  • No hace falta ir acompañado puesto que no se emplea sedación general.
  • Si el estudio es con tratamiento será necesario disponer previamente de la distancia a la que se encuentra la unión gastroesofágica. Esta puede obtenerse mediante una manometría esofágica o una gastroscopia, que deberá realizarse antes de la pHmetría.

¿Cómo se hace una pHmetría?

En primer lugar al llegar al hospital preguntamos al paciente por el cumplimiento del periodo de ayuno y la toma de medicación. A continuación le pedimos que se siente en un sillón o una camilla con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo.

Para facilitar el paso de la sonda por la nariz esta se frota con lubricante, que puede estar mezclado con un anestésico tópico como lidocaína para disminuir las molestias por el roce. Una vez que la nota en la garganta le animamos a tragar, generalmente ayudado con un vaso de agua. Inicialmente notará una sensación de cuerpo extraño, aunque está cede con el paso del tiempo. En caso de que aparezcan náuseas detenemos el paso de la sonda y recomendamos coger aire hondo, soltándolo por la boca.

Si estamos haciendo la prueba sin tratamiento, podremos comprobar que hemos alcanzado el estómago al ver el cambio de pH en el registrador. En caso contrario será necesario emplear las medidas de referencia de la unión gastroesofágica. Cuando la sonda está a la altura correcta la fijamos con tiras adhesivas a la nariz, la cara y el cuello. Después iniciamos la grabación en el registrador, que irá guardado en un cinturón o riñonera.

pHmetria

Antes de irse es probable que se le entregue una hoja para llevar un diario de sus actividades durante el estudio. Suele ser suficiente con apuntar el horario de las comidas y el tiempo que se pasa tumbado completamente, incluyendo hora de inicio y hora de finalización. También es necesario registrar la aparición de molestias y síntomas.

Pasadas 24 horas deberá acudir de nuevo al centro para retirar la sonda y descargar la información del registrador.

Nuestro consejo

La pHmetría es la única prueba que puede determinar la acidez en estómago y esófago. Nos proporciona información muy útil en pacientes con reflujo que no evolucionan adecuadamente o precisan ajustes de tratamiento.

Si alguna vez os tenéis que realizar una pHmetría esofágica nuestra principal recomendación es mantener la tranquilidad ante todo. Aunque la colocación de la sonda puede ser molesta, generalmente se tolera bien. Además, a pesar de su duración, es posible hacer una vida prácticamente normal en ese periodo.

Fuentes

British Society of Gastroenterology guidelines for oesophagealmanometry and oesophageal reflux monitoring. GUT. Junio 2019.

Ambulatory reflux monitoring for diagnosis of gastro‐esophageal reflux disease: Update of the Porto consensus and recommendations from an international consensus group. Neurogastroenterology& Motility. Marzo 2017.

Advances in the physiological assessment and diagnosis of GERD. Nature. Septiembre 2017.

Si te ha resultado interesante puedes compartir el contenido

Suscríbete a las noticias del blog

Responsable: Rodrigo Borobia Sánchez
Finalidad: los datos nos sirven para enviar la newsletter
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: tus datos los guardará Mailchimp, nuestro proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy
Derechos: tendrás derecho de acceso, rectificación y supresión

Deja un comentario