Pedos: origen, consecuencias y manejo

Las ventosidades o flatulencias, popularmente conocidas por todos como pedos, son uno de los procesos que tienen lugar a diario en nuestro organismo. Dada la frecuencia con la que se producen, es habitual que la gente se haga preguntas sobre la cantidad de pedos que puede expulsar cada día, su origen o incluso sobre el mal olor de los mismos. Con el fin de dar respuestas a estas y otras incógnitas que irán surgiendo nos hemos puesto manos a la obra, recopilando toda la información científica disponible y añadiendo nuestra propia experiencia en la consulta.

Los pedos o flatulencias son un proceso normal y benigno mediante el cual expulsamos los gases producidos en nuestro organismo. Cuando son demasiado frecuentes o malolientes quedarían incluidos en un grupo de patologías digestivas relacionadas con un exceso de gases en el tubo digestivo, pudiendo provocar también hinchazón y distensión abdominal entre otros.

batalla pedos
Grabado japonés del siglo XIX que muestra una batalla de pedos

Se trata de síntomas que causan cierto grado de molestia y que en algunos casos pueden llegar a alterar nuestras actividades habituales. Sin embargo, la mayor parte de las veces la percepción de estas alteraciones es muy subjetiva y generalmente implica el desconocimiento de lo que se considera normal.

Por todo ello es importante saber cómo se generan los gases intestinales, hasta qué punto se puede considerar normal y que opciones tenemos para manejar situaciones incómodas, en este caso especialmente relacionadas con la cantidad y el olor de los pedos o flatulencias.

¿Cómo se forman los gases intestinales?

Sabemos que en reposo el sistema digestivo contiene entre 100 – 200 ml de gases, incrementándose hasta un 65% de este valor tras las comidas.

Los principales gases son nitrógeno (el más abundante), oxígeno, dióxido de carbono, metano e hidrógeno, componiendo hasta el 99% o más del total, siendo importante destacar que ninguno de estos gases tiene olor. Respecto a cómo penetran y se generan en el aparato digestivo, encontramos las siguientes vías.

Bacterias productoras gases organismo

Ingesta de aire (aerofagia)

Cada vez que tragamos ingerimos pequeñas cantidades de aire que se acumulan en el estómago, siendo mayores cuando estamos comiendo, tenemos ansiedad, fumamos o masticamos chicle. De esta forma se introducen la mayor parte de oxígeno y nitrógeno, expulsando el exceso de aire en forma de eructos.

Producción interna en el tubo digestivo

A este nivel la producción se relaciona principalmente con la fermentación bacteriana, teniendo un papel destacado en la producción y consumo del hidrógeno. Esto se debe a que determinados alimentos, como las legumbres o algunos almidones (harina de trigo, patata, avena y maíz), no se digieren completamente por las enzimas del intestino delgado, alcanzado el colon. Aquí las bacterias lo trasforman en hidrógeno, que a su vez aprovechan otras bacterias colónicas (principalmente Methanobrevibacter smithii) para producir metano. Por lo tanto, la cantidad de metano generada en el colon dependerá de la concentración de bacterias a este nivel y de la cantidad de hidrógeno.

Es importante añadir que en el colon la cantidad de oxígeno es mínima, por lo que las bacterias a este nivel son mayoritariamente anaerobias, es decir, que pueden sobrevivir en ausencia de este gas.

Difusión de gases desde la sangre al tubo digestivo

Los gases pasan de la sangre hacia la luz de sistema digestivo y viceversa.

¿Qué cantidad de pedos es la normal?

Consideramos dentro de la normalidad expulsar entre 10 – 20 pedos al día, dato que es ampliamente desconocido y donde se sitúa la gran mayoría de pacientes que considera que su producción diaria de pedos o flatulencias es excesiva.

prohibido pedos

En distintos estudios se ha demostrado que la cantidad normal de gases que hay en el colon en reposo es de 50 – 100ml, mientras que la cantidad que pasa por el recto a diario se sitúa entre los 500 – 1500 ml. En este punto es importante destacar que la producción de gas puede variar de forma significativa entre distintas personas, dependiendo de su flora bacteriana y la alimentación que sigan.

Ante un exceso de gas intestinal debemos valorar las siguientes situaciones

  • Alteraciones de la motilidad intestinal.
  • Cambios en la dieta.
  • Enfermedades que provocan malabsorción: intolerancia a la lactosa, intolerancia a la fructosa, insuficiencia pancreática, enfermedad celiaca.
  • Infecciones digestivas: síndrome de sobrecrecimiento bacteriano, giardiasis.
  • Alteraciones psicológicas: ansiedad.
Bacterias intestino

¿Por qué huelen mal los pedos?

Como decíamos al principio, la mayoría de los gases intestinales no tienen olor, sin embargo el proceso de fermentación bacteriano genera en mínimas cantidades gases sulfúricos, que serían la causa del olor desagradable de los pedos.

pedo mal olor

El mal olor de los pedos raramente se relaciona con enfermedades severas, de modo que cuando es peor de lo habitual debemos plantearnos las siguientes causas.

  • Factores dietéticos: bebidas carbonatadas, almidones no digeribles (plátano, legumbre, trigo, patata) o exceso de ingesta de productos con lactosa, sorbitol (edulcorantes, coliflor, champiñones, pera, ciruela, manzana, higo, fresa, cereza…) o fructosa.
  • Cambios en la flora bacteriana
  • Alteraciones de la motilidad intestinal
  • Alteraciones de la sensibilidad intestinal

Evaluación médica de los pedos

Por lo general, más allá de considerar que nuestros pedos huelen excesivamente mal o que expulsamos demasiados, es raro que esta situación asocie otros síntomas. Por ello, en caso de presentar alguno de los que aparecen la siguiente lista será importante consultar con un médico.

Signos de alarma

  • Pérdida de peso
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Presencia de sangre en las heces
  • Dolor abdominal
  • Fiebre

Durante la visita médica y en función de la clínica es probable que se le realice una exploración abdominal o un tacto rectal y se soliciten pruebas analíticas de sangre y/o heces. Según los resultados y la sospecha diagnóstica el estudio podría ampliarse con pruebas de estudio de malabsorción, estudio de intolerancias alimentarias o incluso pruebas invasivas como una colonoscopia.

¿Hay algún tratamiento para los pedos?

Lo primero que debemos hacer es valorar si estamos dentro de la normalidad o no. Para ello recomendamos contar cuantos pedos se expulsan al día (recordamos que entre 10 – 20 sería normal). En caso de superar esta cifra o si consideramos que son excesivamente malolientes podremos probar las siguientes medidas.

Modificar la dieta

Es fundamental evitar alimentos que favorecen la formación de gases como patata, trigo, repollo, frijoles, brócoli, cebolla, coles de Bruselas…, además, si hemos identificado algún alimento que toleramos peor y que relacionamos con un aumento de gases o un peor olor, lo recomendable es evitarlo.

alimentos evitar pedos

Si esto falla se podría probar con la llamada dieta baja en FODMAP, aunque es una recomendación débil en base a los estudios publicados. En caso de seguirla es fundamental estar supervisado por un nutricionista experto para evitar ser demasiado restrictivos.       

Dieta FODMAP

Tratamiento de la causa

Si hemos identificado un motivo que está provocando el aumento del número de pedos o flatulencias, o empeorando su olor, podemos tratarlo directamente. Por ejemplo, en pacientes con sobrecrecimiento bacteriano se aplicará el tratamiento antibiótico correspondiente o si diagnosticamos una intolerancia alimentaria habrá que evitar los alimentos que la causan.

Medicamentos

En general no han demostrado eficacia real en el manejo de los pedos, aunque se puede valorar su uso individualizado en función de cada caso. Dentro de este grupo los más conocidos son la simeticona (Aero red, flatoril, disolgas) o el carbón activado.

Si te ha resultado interesante puedes compartir el contenido

Suscríbete a las noticias del blog

Responsable: Rodrigo Borobia Sánchez
Finalidad: los datos nos sirven para enviar la newsletter
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: tus datos los guardará Mailchimp, nuestro proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy
Derechos: tendrás derecho de acceso, rectificación y supresión

Deja un comentario