Coronavirus, todo lo que necesitas saber

La pandemia provocada por el coronavirus supone uno de los retos más complicados a los que nos hemos tenido que enfrentar. Debido a esto, tanto desde el punto de vista personal como profesional, todos nos encontramos ante una situación compleja que no se había producido previamente y para la que nadie nos había preparado.

En las últimas semanas, a través de los medios de comunicación, las redes sociales o internet, la información sobre el coronavirus se ha multiplicado casi a la misma velocidad que la propia enfermedad. Dicha información no siempre responde de forma clara a las preguntas comunes que nos pueden surgir en el día a día, peca de ser extremadamente científica o no facilita unas pautas claras sobre como tenemos que actuar en la situación en que nos encontramos.

Con el fin de resolver todo esto nos hemos propuesto hacer un compendio de lo que consideramos más relevante de cara al manejo común del coronavirus y los posibles problemas que puedan ir surgiendo, aplicando la propia experiencia que estamos viviendo en nuestros hospitales y en el día a día.

¿Qué es el coronavirus?

A modo de introducción, los virus son partículas que están formadas por un material genético que está protegido por una cubierta y además, en algunos casos, otra envoltura externa. Sabemos que tienen capacidad para infectar a prácticamente cualquier organismo, incluso en ocasiones a otros virus.

Respecto al coronavirus lo primero que queremos aclarar es que esta palabra no representa a un solo patógeno, sino que agrupa a una familia de virus que ya era conocida. Su material genético está formado por ARN (ácido ribonucleico), lo que significa que tienen una gran capacidad para sufrir mutaciones y generar nuevos tipos de virus. Además, este virus tiene puede infectar tanto a humanos como a animales.

coronavirus

De hecho, uno los principales huéspedes de este tipo de virus son los murciélagos, que son consumidos en distintas partes de China. En un estudio genético se ha descubierto que dos coronavirus habituales en esta especie comparten material con el responsable de la pandemia. Por lo tanto, parece que esta pudo ser la vía por la que el nuevo Covid llego al ser humano.

La variante responsable de la crisis actual se ha bautizado como SARS-CoV-2, que son las siglas en inglés de severe acute respiratory syndrome coronavirus 2. Los primeros casos aparecieron en un mercado de comida en la ciudad de Wuhan (China) y en principio se clasificaron como una neumonía de causa desconocida hasta que se descubrió el virus.

transmision coronavirus
Supuesta transmisión inicial del coronavirus (SARS-CoV-2)

Actualmente se han identificado dos tipos diferentes del SARS-CoV-2 en China. Uno de ellos es el tipo L, responsable del 70% del total de casos. Fue el predominante en los primeros días de la epidemia, aunque fuera de Wuhan su proporción ha sido mucho menor. El otro es el tipo S. Aún no sabemos qué diferencias clínicas puede haber entre ellos, si es que existen.

¿Por qué es tan peligroso el coronavirus?

Seguro que muchos habréis oído, sobre todo hace unas semanas, frases del tipo “este virus es como una gripe”, “la gripe mata mucha más gente al año”, “no entiendo tantas medidas por un simple resfriado”…, sin embargo la realidad es muy distinta. Es cierto que el comportamiento del coronavirus puede parecer similar a la típica gripe de la que nos vacunan todos los años, aunque con varias particularidades que hacen que sea realmente peligroso.

Por un lado, al tratarse de un virus nuevo el cuerpo humano aún no ha desarrollado inmunidad, es decir, células protectoras frente al mismo. Por otra parte, como comentábamos antes, no existe ninguna vacuna por el momento que pueda prevenir la infección. Además, y esto es lo más importante y preocupante, el coronavirus tiene una gran capacidad de contagio que se estima entre 2 y 3 veces superior a la gripe, a lo que tenemos que sumar que puede tener un periodo de incubación de hasta 2 semanas en las que se puede transmitir aunque la persona infectada esté asintomática.

Partiendo de esta base, vamos a entender mucho mejor cómo funciona la famosa curva que pone en relación la expansión de la infección con los recursos sanitarios disponibles. Por ejemplo, si el virus se extiende masivamente en poco tiempo y los casos aumentan por encima de la capacidad sanitaria del sistema, este se colapsaría, no habría camas de ingreso suficientes y lo que es más importante, ni camas de pacientes críticos ni médicos especialistas para atenderlas. De ahí que, aunque en el peor de los casos sea probable que la mayor parte de la población se contagie con el coronavirus, es fundamental que se produzca de forma escalonada y progresiva para no colapsar el sistema sanitario.

curva coronavirus

¿Cómo se contagia el coronavirus?

Parece que el contagio inicial del coronavirus se produjo en un mercado en la ciudad China de Wuhan, al pasar de los animales al ser humano. A partir de aquí la enfermedad se expandió por la transmisión entre personas, aunque por ahora se desconocen los mecanismos exactos. 

Actualmente la principal vía de transmisión parece ser la respiratoria, de forma similar a lo que ocurre con otros virus como la gripe. Al estornudar, toser o simplemente hablar, expulsamos micropartículas que pueden contener el coronavirus. Si estas alcanzan las mucosas de la boca, la nariz o los ojos de otras personas, se transmitiría la infección. Además, hay que tener en cuenta que también nos podemos contagiar si manipulamos una superficie infectada y después nos tocamos la cara. En cualquier caso las partículas no viajan más de dos metros y parece que no se quedan suspendidas en el aire, aunque algunos estudios como este dudan de ello.

El SARS-CoV-2 también se ha identificado en muestras de heces, sangre e incluso en las lágrimas, aunque parece que estas vías no tienen la capacidad de contagiar. También parece que podría pasar de la embarazada al feto.

Contagio coronavirus

El periodo durante el cual una persona puede transmitir la infección no está claro y parece que puede ser bastante variable. Como decíamos previamente, aunque estemos asintomáticos podemos ser contagiosos. De hecho, parece que la carga de virus es mayor al principio de la infección y cuando aparecen los síntomas, aumentando así el riesgo de infección en estas etapas.

Por último el riesgo de transmisión depende de varios elementos, entre ellos el contacto estrecho, las medidas de protección utilizadas y otros factores individuales (por ejemplo la carga de virus). Por otra parte parece que la probabilidad de contagio por contacto indirecto, como al caminar por la calle, es bajo.   

Mascotas y coronavirus

Esta es una cuestión que ha generado cierta controversia, especialmente al inicio de la pandemia. Sin embargo, no hay ningún informe que indique que los animales domésticos, como perros o gatos, puedan transmitir la infección a los humanos. Por el contrario sí pueden padecerla, aunque suelen pasarla sin síntomas salvo que tengan alguna enfermedad grave de base. 

¿Qué síntomas provoca y cómo evoluciona el coronavirus?

Es importante destacar que los síntomas iniciales no son predictivos de la evolución de la enfermedad. Dentro del cuadro clínico causado por el coronavirus podemos encontrar:

  • Síntomas típicos (lo más frecuentes): fiebre, tos, fatiga, sensación de falta de aire, dolor muscular, dificultad respiratoria, pérdida del sentido del gusto (disgeusia) y del olfato (anosmia).
  • Síntomas atípicos (pueden aparecer antes que los síntomas respiratorios): cefalea, náuseas, vómitos, diarrea, conjuntivitis.
  • Alteraciones dermatológicas: son poco frecuentes. Pueden presentarse como vesículas en la piel, urticaria o nódulos rojizos.

En cuanto a los factores personales que pueden aumentar el riesgo y complicar la evolución de la infección, por el momento se consideran los siguientes:

  • Edades avanzadas (>65 años)
  • Sexo masculino
  • Obesidad
  • Comorbilidades: enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades cardiovasculares, enfermedades cerebrovasculares, diabetes, inmunodeprimidos.

Evolución de la enfermedad

Parece que el periodo de incubación puede durar hasta 14 días, aunque la mayoría de los pacientes presentan síntomas a los 4 – 5 días del contagio.

En principio, la mayor parte de los infectados por coronavirus presenta síntomas leves sin necesidad de asistencia sanitaria, por lo que hasta un 80% de los casos no precisa ingreso hospitalario. En cuanto a los pacientes hospitalizados se estima que el 10 – 20% requerirá una cama de cuidados intensivos, el 3 – 10% precisará intubación y alrededor del 2 – 5% fallecerá.  

El tiempo de recuperación se sitúa en torno a las 2 semanas en los casos leves y entre 3 y 6 semanas en casos severos.

Pacientes mascarilla

¿Cómo puedo prevenir la infección por coronavirus?

Este es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta para evitar que se extienda la infección y disminuir el riesgo de contagiarnos por el coronavirus. Es más, en general se trata de medidas sencillas a las que es importante que nos acostumbremos, incorporándolas a nuestras rutinas habituales.

  • Lavarse las manos: ya sea con soluciones hidroalcohólicas (deben contener al menos un 60% de alcohol) o con agua y jabón, especialmente tras contacto con personas u objetos que puedan estar infectados.
  • Mantener la distancia con otras personas: mínimo de 2 metros.
  • Toser o estornudar con la boca cubierta, ya sea con el codo o un pañuelo que debemos tirar tras usarlo.
  • Evitar tocarnos la cara para prevenir la transmisión por contacto con las manos.
  • Mascarilla: en principio no es obligatoria en personas sanas, aunque estas directrices varían en función de cada país. Las personas enfermas o con sospecha de poder estarlo, sí deben utilizarla. Para su colocación es importante lavarse antes las manos y al retirarla debemos evitar tocar la superficie de la mascarilla. Además, os recordamos que las mascarillas desechables no deben utilizarse más de una vez. Si quieres saber más sobre las mascarillas te recomendamos esta entrada: mascarillas y coronavirus. ¿Problema o solución?
  • Guantes: si se siguen las medidas anteriores no es necesario utilizar guantes. De hecho, resulta más efectivo el lavado de manos y minimiza el riesgo de cometer errores. En caso de utilizarlos se deben desechar con frecuencia. 
medidas prevencion coronavirus

Supervivencia del virus en distintas superficies

La persistencia del coronavirus en las distintas superficies puede depender de la humedad, la temperatura o la cantidad de virus depositados. Para eliminarlo es importante limpiarlas con lejía disuelta en agua o con soluciones que contengan alcohol (al menos un 70%). Se debe frotar al menos durante 1 minuto.

infeccion superficies coronavirus
Supervivencia del coronavirus en distintas superficies

¿Qué tengo que hacer si creo que estoy infectado?

En caso de presentar síntomas que nos hagan sospechar que podemos estar contagiados por el coronavirus es importante seguir las siguientes recomendaciones. Lo primero, y esto es fundamental, debemos conservar la calma en todo momento.

Controlar los síntomas: si se trata de síntomas leves, no es necesario acudir al hospital. Si la clínica empeora, con mayor dificultad respiratoria o fiebre persistente durante varios días, será necesario contactar con los servicios médicos o acudir directamente a un hospital. También, en caso de duda, recomendamos contactar con los teléfonos habilitados para consultas sobre coronavirus.

Cuidados: se puede tomar paracetamol para controlar la fiebre o mejorar los síntomas generales. Es importante mantener una buena y abundante hidratación, así como una dieta sana y equilibrada.  

Aislamiento: es importante aislarnos dentro de casa, a ser posible en una habitación individual con la puerta y la ventana cerradas y con baño propio. En cambio, si esto es imposible se debe evitar el contacto directo con el resto de convivientes, manteniendo al menos 2 metros de distancia y siguiendo las medidas de higiene recomendadas. Respecto a la limpieza de las superficies de contacto, esta se debe realizar a diario empleando lejía diluida en agua y bayetas desechables. Estas medidas se deben mantener al menos durante 14 días, siempre que la clínica se haya resuelto.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

El coronavirus debe ser la principal sospecha diagnóstica en aquellos pacientes que tienen una clínica compatible, especialmente fiebre o síntomas respiratorios. Sin embargo, la única forma de poder saber realmente si este virus es el responsable es hacer pruebas microbiológicas.

medico

Por otra parte, según varios estudios hasta un 14% de la población infectada puede encontrarse asintomática. Basándonos en esto, la realización de test masivos, especialmente a aquellos que hayan tenido contacto estrecho con los infectados, sería la única forma de conocer la magnitud real de esta enfermedad y llevar un control más estrecho de la misma.

En los pacientes que acuden a urgencias con síntomas, además de realizar el estudio directo del virus siempre que sea posible, se suelen solicitar como pruebas complementarias una analítica de sangre y una radiografía de tórax. En caso de duda se puede realizar también un escáner (TAC) para descartar infiltrados de neumonía en los pulmones.

La realización de los test específicos dependerá en gran medida de las directrices sanitarias de cada país. Estas deben establecer los criterios que indiquen a quien se le deben realizar, bajo qué circunstancias y los grupos con prioridad.  

Pruebas microbiológicas respiratorias

En las muestras respiratorias, el objetivo es detectar la presencia de material genético del coronavirus. Estas se recogen a través de la nariz o de la boca, profundizando una torunda y frotándola por las paredes mucosas. Sin embargo, por ahora no está claro que muestras son mejores, aunque parece que las recogidas en la nariz dan mejor resultado. El resultado puede tardar en obtenerse desde 15 minutos hasta varias horas, dependiendo el test empleado. 

Un test positivo generalmente confirma el diagnóstico. Por el contrario, si es negativo existe la posibilidad del resultado sea falso, especialmente si los síntomas y las pruebas analíticas y radiográficas son compatibles. En estos casos se debería repetir la prueba en 24 – 48 horas.

Pruebas microbiológicas en sangre

Las muestras de sangre se utilizan para detectar la presencia de anticuerpos (proteínas defensoras) contra el coronavirus. Sin embargo, estos pueden tardan varios días o incluso semanas en aparecer, por lo que tienen menos utilidad en el contexto inicial de la infección.

Nos sirven para diagnosticar tanto a los infectados como a los que han lo superado. Esto se consigue valorando dos tipos distintos de inmunoglobulinas o anticuerpos.

  • Inmunoglobulina M (IgM): es la primera en aparecer. Nos indica que la infección por coronavirus está activa o en proceso de curación. Una vez superado el virus se vuelve negativa.
  • Inmunoglobulina G (IgG): indica que se ha superado la enfermedad. Serían los anticuerpos que en teoría nos confieren protección a largo plazo. Sin embargo, aún no está completamente demostrado. Además no sabemos si todos los contagiados tienen la misma respuesta ni cuanto puede durar esta.

¿Hay algún tratamiento para el coronavirus?

En general los pacientes con síntomas leves no precisan ningún tratamiento específico. Por el contrario, aquellos que ingresan o tienen clínica severa pueden necesitar medicación especial.

Aunque se han probado distintos tratamientos por el momento no disponemos de ninguno específico frente al virus. Entre otros se ha empleado medicación destinada a la prevención de la malaria o antivirales frente al VIH, con escasos resultados.

Actualmente se están haciendo ensayos con plasma sanguíneo extraído de pacientes ya curados, que parece que mejora la recuperación en aquellos con clínica severa. Como siempre estos datos se deben interpretar con cautela a falta de más datos.

En cuanto al desarrollo de la ansiada vacuna, por el momento parece que nos va a tocar esperar un tiempo. Son muchos los laboratorios implicados en la carrera hacia la solución, e incluso algunos ya tienen aprobación para realizar pruebas en humanos. Sin embargo este proceso es lento, precisa de un análisis de datos exhaustivo, contar con la seguridad suficiente y lo más importante, encontrar el mecanismo que genere protección frente al coronavirus.

Vacuna

Enfermedades digestivas y coronavirus

Disponemos de escasa información respecto a las consecuencias que el coronavirus puede tener a nivel del aparato digestivo y sus distintas patologías. Por el momento sabemos que se puede eliminar por las heces, aunque no está claro que esta vía de transmisión tenga capacidad para infectar. También estamos viendo que un pequeño porcentaje de pacientes pueden tener clínica de náuseas, vómitos o incluso diarrea, junto a los síntomas más característicos de tos y fiebre.

Por otra parte, a nivel analítico es frecuente que se produzcan alteraciones de las enzimas hepáticas, sobre todo en casos con afectación severa, aunque no se sabe si es por la inflamación general causada por la propia enfermedad o por los tratamientos que se están usando.

Los pacientes inmunosuprimidos tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones en caso de infectarse, por lo que debemos prestar especial atención y cuidado a los trasplantados hepáticos y los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (ya sea colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn) que tomen medicación inmunosupresora, aunque por el momento no hay recomendaciones concretas.

En cuanto a las pruebas endoscópicas (como gastroscopia o colonoscopia) y cirugías ambulatorias no urgentes, inicialmente la recomendación fue de aplazarlas hasta que la situación mejorase. A medida que el número de casos va descendiendo se está recuperando la actividad en los hospitales.  

Evolución global del coronavirus en tiempo real

Desde la siguiente página web: worldometers

Conclusión

Como decíamos al principio, nos encontramos ante un gran reto que solo podremos superar unidos, aportando cada uno todo lo que esté en nuestras manos, ya sea previniendo la expansión o tratando la infección. Es importante seguir todas las indicaciones que nos vayan trasmitiendo nuestros sistemas sanitarios.

Nosotros seguiremos al pie del cañón, intentando recuperar nuestra actividad normal poco a poco y con la mayor seguridad posible para todos. Además estaremos pendientes de cualquier novedad relacionada con el virus para facilitaros toda la información posible.

El final está cada día un poco más cerca pero aún nos queda un largo camino por recorrer. Es importante seguir haciendo las cosas bien, preocuparnos por las medidas de prevención y sobre todo no bajar la guardia.

Mucho ánimo y salud a todos.

Enlaces de interés sobre el coronavirus

Ministerio de sanidad español – sección sobre coronavirus
Organización Mundial de la Salud (OMS)
Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC)

Fuentes

Genomic characterisation and epidemiology of 2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding. The Lancet. Enero 2020.
Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. The Lancet. Marzo 2020.

Air, Surface Environmental, and Personal Protective Equipment Contamination by Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARSCoV-2) From a Symptomatic Patient. Journal of the American Medical Association. Marzo 2020.
The Human Coronavirus Disease COVID-19: Its Origin, Characteristics, and Insights into Potential Drugs and Its Mechanisms. Pathogens. Abril 2020.

Review article: gastrointestinal features in COVID-19 and the possibility of faecal transmission. Aliment Pharmacology & Therapeutics. Abril 2020.
Susceptibility of ferrets, cats, dogs, and other domesticated animals to SARS-coronavirus 2. Science. Abril 2020.

Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. The New England Journal of Medicine. Abril 2020.
COVID‐19 and gastrointestinal endoscopy: what should be taken into account? Digestive Endoscopy. Abril 2020.
Immunomodulatory therapy for the management of severe COVID-19. Beyond the anti-viral therapy: A comprehensive review. Autoimmuniyy Reviews. Mayo 2020.

Si te ha resultado interesante puedes compartir el contenido

Suscríbete a las noticias del blog

Responsable: Rodrigo Borobia Sánchez
Finalidad: los datos nos sirven para enviar la newsletter
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: tus datos los guardará Mailchimp, nuestro proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy
Derechos: tendrás derecho de acceso, rectificación y supresión

Deja un comentario